Publicado: 4 de Diciembre de 2018

Las matriculaciones de vehículos industriales alcanzaron en el mes de noviembre las 2.554 unidades, lo que supone una bajada del 20,7% respecto al mismo mes de 2017. Por lo que respecta al acumulado, entre enero y noviembre, este tipo de vehículos han alcanzado las 26.073 unidades registradas, una cifra que se traduce en que, por primera vez desde 2013, el mercado de camiones podría acabar en negativo al final de año. Por el momento, el acumulado de los 11 primeros meses deja una caída de las comercializaciones del 1%, por lo que  todo dependerá del comportamiento del mercado en diciembre.

El dato más significativo sin embargo  se observa al analizar el mercado por segmentos, pues, quien acumula la práctica totalidad de la caída registrada hasta el momento son las tractoras. Estas unidades, que durante los últimos  años se han dominado monopolísticamente el mercado español, empiezan a dar síntomas de flaqueza,  bajando un 7,6% el número de matriculaciones en el año. No obstante, y pese a lo anterior, las 14.658 unidades de los 11 meses de 2018 siguen acaparando más del 65% del mercado total en nuestro país. 
Mención aparte merece también  el crecimiento sostenido que desde hace tres años presenta el segmento de los vehículos rígidos pesados, en un claro reflejo de la leve recuperación que se observa en actividades  de construcción y obras. Este año, ya rozan las 4.000 unidades, con un crecimiento del 32% en el acumulado.

En la misma senda positiva se encuentran el resto de segmentos como ligeros y medios, que crecen este año al 11,6 y 7,6%, respectivamente, impulsados sin duda por el auge de la distribución urbana de mercancías con  fenómenos masivos como el e-commerce.